LA ALEGRÍA: Llegas como la brisa suave del amanecer, acariciando los rostros de las personas, las hojas verdes de los árboles, barres el suelo de la calle, apareces como una ráfaga de viento y te marchas enseguida. Sin embargo te necesito: como el pan que como cada día, como...