Un atardecer de verano, golpean las olas con fuerza contra las rocas, unas gaviotas vuelan sobre el mar y otras contemplan tu paseo posadas en las enormes rocas. Te miro pasear por el borde de la orilla, tus piernas conmueven al mar, tu rostro moreno luce sus encantos, y...