El ratoncito Pérez

El ratoncito Pérez

El ratoncito Pérez

Carlitos es un niño de 7 años alegre y juguetón,sus dientes de leche se van cayendo poco a poco,

cada día que se le cae uno va al baño a enjuagarse y antes de acostarse lo coloca debajo de su almohada.

El lunes se le cayó el colmillo derecho de su encía inferior,lo colocó bajo la almohada con una carta que ponía:

“Querido ratoncito Pérez, soy Carlitos y como he sido bueno quiero que cambies mi colmillo por un camión eléctrico para jugar y divertirme con él”.

Por la noche apareció el ratoncito Pérez cargando un saco de dientes, le cambió el colmillo por el camión .Se lo colocó debajo de la almohada. Se acercó al Carlitos para soplarle en la oreja y se fue corriendo.

Salía por la ventana con su saco lleno juguetes y dinero un duende lo transportaba volando en un avión, donde iba con su equipaje cargado de juguetes y dinero .El duende que pilotaba el avión iba de una casa a otra para visitar otras casas dejando regalos a los niños.

El avión daba volteretas y volteretas por el aire, haciendo círculos de distintos tamaños y ambos se divertían y reían a carcajadas.

Al ratito Carlitos notó algo en su oreja derecha y se sobresaltó:

“Qué cosquilleo siento”.

Cogió el camión, lo desenvolvió y lo sacó del paquete, estuvo jungando toda la mañana con el contento. A la semana siguiente tambien se le cayó la muela derecha de su encía superior.

Puso el diente debajo de la almohada y le dejó un trozo de queso al ratoncito con una carta que decía:

 “Querido ratoncito cámbiame la muela por un billete de 50 euros”.

El ratoncito apareció y se comió todo el queso dejando migajas de queso esparcidas en la cama.

Le dejó los 50 euros de premio y le dio un beso.

Cogió su avión y el duende le llevó a casa de Marta que era una niña que le había dejado 5 dientes en la almohada. Para recibir a cambio de un disfraz de princesa con la corona y el collar.

El ratoncito la colocó la corona y el collar y la vistió de princesa.

Así se fue con su avión visitando a 20 niños por la noche, a todos les dejó su regalo. A cambio de recoger un montón de dientes.

A la mañana siguiente se fue a su casa donde la ratoncita Pérez le esperaba con un buen desayuno . Tenían una buena cama donde dormían juntos, vivían su historia de amor y el ratoncito se sentía el ser más feliz del mundo.

Enlaces externos:

Enlaces externos:

Escritores del mundo:http://www.escritoresdelmundo.com/

Poetas del mundo:http://www.poetasdelmundo.com/

Poemas del alma:https://www.poemas-del-alma.com/

Asociación internacional de poetas y escritores:

https://www.aipehinc.org/home/autores/

Poetas del fin del mundo:

https://poetasdelfindelmundo.com

Enlaces internos:

Ovillejos infantiles de animales https://poemarioelvuelo.com/ovillejos-infantiles-de-animales/

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *