La luna

LA LUNA:

la luna
la luna

Sol de la noche
que refleja su blanca sombra
sobre la superficie de las lagunas y ríos
Sus rayos acarician las olas del mar
y atraviesan las ramas de los árboles.
Iluminas el lecho de los enamorados
y gozas con ellos el amor.
Brillas en el sueño de los niños
con sus pesadillas fantásticas.
Te apoyas en el bastón de los ancianos
para facilitarles su caminar nocturno.

Desde el cielo nos contemplas a los humanos,
las guerras que matan miles de personas
y llenan los campos de batalla de sangre.
La miseria de los poblados de chabolas,
mendigos viviendo y pidiendo en las calles.
Grandes palacios habitados por magnates ricos.
Los campos de agricultura llenos de trabajadores
que aran sin cesar la tierra durante la noche.
Examina crímenes, prostituciones, violaciones,
esclavitudes, traiciones y horrores.
Pero también mira la paz, la calma y el amor.

Luna, la diosa olvidada por nosotros,
todos los días nos vigilas.
Cuántos monumentos en ruinas has visto,
el número de casas construyéndose,
cuántas cárceles, hospitales e iglesias has iluminado.
Paseas por las calles acompañando a las personas,
relumbras a los coches que circulan por la carretera
y a los barcos que zarpan desde el puerto.
Los aviones que vuelan te atraviesan en el cielo.

¡Oh luna, linterna para el alma!
Nos acompañas en nuestra soledad,
en el llanto de los que lloran,
con la alegría de los que ríen,
en la furia de los que se enfadan,
en el placer de los enamorados.
Sin embargo, “eres la bombilla de la vida”.
y la inspiración de los poetas.

EL SOL:

Sol  centro del universo,

 los planetas giran a tu alrededor.

Amaneces  temprano en el alba,

te asomas tímidamente entre las nubes.

Con tus  rayos verdeas los valles,

abres los capullos de las flores,

bailas con las aguas de los ríos,

saltas con las olas del mar,

calientas la arena de la playa.

 Los seres humanos que contemplas desde el cielo,

te añoramos y necesitamos tu luz y calor.

acarícias y doras nuestros cuerpos,

tus rayos penetran en nuestro alma

y son semillas para  el amor.

Ahora día tras día mis deberes son diurnos,

 sumo luz a mis decisiones vitales

y debo abrir las ventanas de la vida

para continuar en mi camino

aunque los demás no me comprendan

iluminada por mi Dios Sol.

Enlaces externos:

Escritores del mundo: http://www.escritoresdelmundo.com/

Poetas del mundo: https://www.poetasdelmundo.com/

Asociación internacional de poetas y escritores:

https://www.aipehinc.org/home/autores/

Poemas del alma:https://www.poemas-del-alma.com/

Enlaces internos:

Florecen los cerezos: https://poemarioelvuelo.com/florecen-los-cerezos/
El pino:https://poemarioelvuelo.com/el-pino/
La calle:https://poemarioelvuelo.com/la-calle/

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *