Lucas el travestido ( relato corto)

Lucas el travestido:

Lucas el travestido
Lucas el travestido

Me llamo Lucas, ahora estoy con la cabeza llena de rulos porque me estoy arreglando el pelo para salir con Jaime, mi amigo. Me depilo los pelos de las piernas, afeito y pongo un vestido negro estampado con lunares blancos que contiene volantes en el cuello, las mangas y el bajo de la falda.  Calzo mis zapatos de tacón negros, me pongo pendientes y un collar de bolas blancas. Peino mi pelo rizado y  pinto mis labios con pintalabios rojo carmín y los ojos con sombra verde esmeralda. Antes de salir me observo en el gran espejo de mi armario y noto que parezco más mujer que antes. Me perfumo con agua de Loewe para oler más a una dama, cojo mi bolso y salgo por la puerta de mi casa.

Habíamos quedado Jaime y yo en la entrada del parque del Retiro situada en la puerta de Alcalá. Jaime estaba esperándome y al verme nos cogimos de la mano y caminamos juntos encariñados a través del sendero que conducía al lago. Llegamos allí y nos embarcamos en una barca para disfrutar un paseo. Jaime me comentaba las tareas realizadas los días anteriores a la cita y me decía con cariño que me quería, yo también le quiero, aunque “soy hombre y no mujer”.

Me angustiaba mi problema de la transexualidad y acudí a la consulta del Doctor Martín para preguntarle por el cambio del sexo masculino al femenino. El médico me dijo que tenía que seguir un tratamiento con pastillas de estrógenos durante 2-3 meses . Después fomentarían crecimiento de mis mamas, la disminución del vello masculino y conseguir caracteres más femeninos como la distribución de la grasa corporal, el tono de voz más agudo. Más tarde tendría que operarme para quitarme el pene y los testículos, elaborarme una vagina e introducir una matriz y ovarios dentro de mi abdomen. Le comenté al doctor que aceptaba la idea.

Llego a casa pensativo, pues estaba planeando mi cambio de sexo porque yo soy homosexual y me gustan los hombres.Sin embargo Jaime es heterosexual y le atraen las mujeres. Me siento en un sillón, contemplo la fotografía de Jaime en un marco colocado encima de la mesa y digo: “Jaime te amo, qué problema tengo que soy hombre y quiero convertirme en mujer para casarme contigo:”

reconocimiento destacado

Enlaces externos: poetas del mundohttp://www.poetasdelmundo.com/

50 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *